El paso hacia Esteribar (La fuga de Ezkaba 3/6)

Historia, Rutas

Olabe-Saigots

ff1713ac-f98b-47dd-b806-9b0c59e3ee1d 2

Wikiloc, Nafarra

Atravesado el río Ultzama en Olaibar y dejando atrás el pueblo de Olabe los fugados que aún quedan tratan de llegar al siguiente valle, el que modela el río Arga: Esteribar. Desde esa zona hasta Quinto Real no hay mucha distancia y de ahí a la muga menos aún. Un pequeño problema: los perseguidores lo sabían. Por eso, desplazan el foco hacia la zona. Innumerables son los testimonios de personas del valle sobre fusilados, enterrados y capturados en casi todos los pueblos: Zabaldika, Antxoritz, Ilurdotz, Urdaniz, Sarasibar, Idoi, Leranotz, Usetxi, Eugi, Zubiri, Urtasun, Iragi, Agorreta…

Quienes recorrieron estos senderos ya estaban exhaustos. Dos jornadas de huída, hambre y frío, la constante sensación de bailar con la muerte, que acechaba en cada recoveco. Muchos de los interceptados habían sido ya fusilados.

Durante los tres primeros kilómetros ascendemos por el viejo camino Lurzei, recuperado en auzolan por los vecinos, una zona boscosa y algún claro. Las faldas del monte Aliseto.

IMG_4071

IMG_4075 2

Poco después, conforme divisamos las primeras hayas, el camino se vuelve más asequible. Llegamos a las ruinas de Errotarien Borda (km. 6,5), lugar misterioso flanqueado por árboles que parecen guardar historias de otro tiempo.

IMG_4078

IMG_4096

Continuando la pista, ahora ya herbosa, nos topamos con el paraje Labakitxo y la ermita de San Salvador (km. 8,5) – Inbuluzketa -, adecuado para la parada de rigor.

IMG_4098 2

IMG_4101

Reanudamos la marcha dirección Leranotz hasta el collado Gurutxeto (km.11), punto en el que hay que decidir si seguir hasta el pueblo o desviarnos a la izquierda por la ruta menos cómoda hasta Usetxi. Nosotros elegimos ésta, no sin largo debate. Más desnivel y peor camino, pero gratificante por las vistas y el recibimiento animal.

IMG_4131

IMG_4153

Tras pasar Usetxi – también hay constancia de capturas y fusilamientos en su paraje de Patsaranzokoeta – nos adentramos en la frondosidad del Oiezki para desde ahí, cambiando a dirección sur, empezar a perder altura hasta llegar por Aranandi al camino de Leranotz de nuevo.

IMG_4156

IMG_4161

De aquí a pocos metros tenemos Saigots, a 31 kilómetros ya de Ezkaba. 

IMG_4174.jpg

Como se indica al principio, muchos son los recuerdos de los entonces niños que ahora se transforman en valiosos testimonios. Estas personas, en muchos casos, coinciden en indicar un proceso similar en cuanto a lo que sucedía con los fugados: captura, darles de comer, llamada al párroco para confesión, ejecución y enterramiento a manos de los propios vecinos. Imágenes de persecuciones, detenidos, conversaciones, sonidos de disparos, fusilamientos, enterramientos, sepulturas… Después el temido recuerdo y el respeto a los lugares donde han estado enterrados ochenta años. Alguno señala que su padre le hacía santiguarse cada vez que pasaba por el lugar apartado en el que se fusiló a un hombre, otros, que tenían que sortear una fosa en su camino diario… Hay muchos relatos, alguno muy ilustrativo de lo que sucedió, por ejemplo, el del grupo detectado cerca de Eugi por el humo que se veía en el monte cuando asaban unos limacos para echarse algo a la boca.

Cinco capturados en Iragi fueron llevados a Urtasun, fusilados y enterrados en el cementerio. El sexto, con el que nadie contaba, escapó y puede ser ese cuarto fugado del que no se tenía constancia hasta hace poco. Esta persona, de identidad desconocida, reapareció en la zona en 1997 y todo parece indicar, porque así lo demuestra lo coincidente de sus relatos con lo que ya se sabe acerca de ese grupo, la situación en el Fuerte y las condiciones de la propia huída, que también consiguió traspasar la muga. 

337C616F-8E16-41B0-8A41-E4B51172CBD2

C04152E3-8BD5-4745-A3FB-4CC350C82650

Caminos de gaulana entre Iragi y Urtasun

Los pocos que superan Esteribar y su enjambre de perseguidores se adentran en Quinto Real, el valle de Erro y Sorogain.

IMG_8104.jpg

Eugi. En 1938 no estaba hecho el pantano todavía. Alguno sigue enterrado bajo sus aguas.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s